Este vino está íntegramente desarrollado por la familia García Saborido que lleva décadas trabajando esta tierra en la zona conocida como La Jara en Sanlúcar de Barrameda a escasos 300 metros de la playa.

Los más jóvenes de la familia Carmen, Rocío y Martín se embarcaron en este proyecto para crear un vino tinto con personalidad y calidad.

Todo el proceso se realiza con esmero, labores en viña, recogida de la uva, selección de racimos y crianza en barrica para obtener una auténtica joya enológica y que además es el primer vino tinto realizado integramente en Sanlúcar de Bararmeda.